La semana pasada vimos que las Escrituras presentan a Adán como un representante de Israel en la medida que la primera expulsión humana del Edén anticipa el exilio de Israel. Adán no es la única figura, sin embargo, es la que los escritores de Génesis toman de modelo para las futuras experiencias de Israel. Abram también presagia la futura experiencia de Israel cuando entra en Egipto y vuelve a salir; en Abram, encontramos una pronta interpretación del éxodo de Israel.

Después de que Abram y su familia llegan a Canaán, las Escrituras señalan que: «el hambre estaba en la tierra (ויהי רעב בארץ; va’yehí ra’áv ba’áretz). Abram bajó a Egipto para habitar allí, porque la hambruna era severa en la tierra (כי כבד הרעב בארץ; ki kavéd hara’áv ba’áretz)» (Génesis 12:10). Así como Abram desciende a Egipto debido a una severa hambruna, los israelitas terminan en Egipto debido a la hambruna: «Los hijos de Israel (בני ישׂראל; benéi Yisrael) llegaron para comprar [comida en Egipto]… porque había gran hambruna en la tierra (כי היה הרעב בארץ; ki hayá hara’áv b’éretzde Canaán» (Génesis 42:5). De hecho, estos son los «hijos de Israel» (בני ישׂראל; benéi Yisrael), dice Éxodo: «quienes llegaron a Egipto con Jacob, cada uno con su familia» (Éxodo 1:1). Al ir a Egipto debido a la hambruna, el viaje de Abram apunta al de los hermanos de José los patriarcas de las 12 tribus de Israel—.

Cuando Abram le dice a Faraón que Sarai es su hermana, y Faraón la lleva a su casa: «el Señor afligió (נגע; nagá) a Faraón y su casa con grandes aflicciones (נגעים; negaím)» (Génesis 12:17). Este escenario es un claro precursor del momento en que Dios aflige a Faraón con plagas. Hablando de la muerte de los primogénitos de Egipto, Dios dice a Moisés: «Traeré una aflicción más (נגע; néga) contra Faraón y contra Egipto; después, él los sacará» (Éxodo 11:1). Así como la aflicción final hizo que Faraón «liberara» (שלח; shaláj) a los israelitas en el éxodo, los registros de Génesis revelan que Abram también fue liberado (שלח; shaláj) por Faraón junto con Sarai (Génesis 12:20). En todo el camino de regreso en Génesis 12, el escritor ofrece un adelanto de lo que sucederá en los días de Moisés; así como Adán anticipa el exilio de Israel, Abram anticipa el éxodo de la nación. Basándonos en las similitudes entre estos acontecimientos en las vidas de Abram e Israel, podemos sustentar la afirmación de los rabinos de que «todo lo que se escribió sobre Abraham fue [también] escrito sobre sus hijos [Israel]» (Génesis Rabbah 40:6).

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!