Este texto es un extracto de los Rollos del Mar Muerto que se encuentran en el Qumrán. Parece ser un rollo que contiene las reglas internas de la comunidad de la secta del Mar Muerto. Se cree que el texto se escribió en algún momento durante el siglo I a.C., o incluso un poco antes. Las reglas son bastante estrictas. Sin embargo, quiero centrar la atención, no en las reglas en sí mismas, sino en las antiguas creencias que revelan. Primero, al igual que la mujer samaritana en Juan 4:19-26, estos judíos de Qumrán hablan de la venida del «profeta» (consultar Deuteronomio 18:15-22). Pero el texto también describe la venida de dos Mesías. En gran parte del pensamiento judío, el Mesías no es necesariamente una figura divina, sino simplemente un líder enviado por el Todopoderoso; un «ungido» (מָשִׁיחַ; mashíaj/griego: Μεσσίας), una figura profética o salvífica como Moisés, Josué, Samuel o incluso Ciro, el rey persa (ver Isaías 45:1). Los judíos del Qumrán creían que Dios enviaría múltiples líderes mesiánicos: a un sacerdote justo (al «Mesías de Aarón») y a un rey justo (al «Mesías de Israel»).

Este pasaje también enseña sobre el odio a los «hombres del abismo». Por lo que los eruditos pueden decir, este es un apodo atribuido a los saduceos, fariseos y a todos los que, según los Rollos del Mar Muerto, se benefician de los pobres. El odio debe dirigirse hacia ellos y las transacciones económicas con ellos están prohibidas. En Mateo 5:43, Yeshúa se refiere a la idea errónea de que debes «amar a tu prójimo, pero odiar a tu enemigo». Pero esta máxima no se encuentra en la Torá. Es posible que la enseñanza de Jesús acerca de amar a los enemigos sea una refutación del tipo de enseñanzas qumránicas que vemos en el siguiente extracto del rollo que los eruditos llaman la «Regla de la Comunidad»:

«1… Solo quien peca por descuido 2 será probado durante dos años completos con respecto a la perfección de su comportamiento y de su consejo de acuerdo con la autoridad de muchos, y luego será inscrito de acuerdo con su rango en la Comunidad de santidad… 3 Cuando estos existan en Israel de acuerdo con estas reglas para establecer el espíritu de santidad en la verdad 4 eterna, para expiar la culpa de la iniquidad y la infidelidad del pecado, y para la aprobación de la tierra, sin la carne de holocaustos y sin las grasas del sacrificio —la ofrenda de los labios 5 en cumplimiento del decreto será como el agradable aroma de la justicia y la perfección de la conducta será aceptable como una ofrenda voluntaria— en ese momento los hombres de 6 la comunidad apartarán una casa santa para Aarón, a fin de formar una comunidad santísima, y ​​una casa de la comunidad para Israel, los que caminan en perfección.

7 Solo los hijos de Aarón tendrán autoridad en materia de juicio y de bienes, y su palabra determinará la suerte de toda provisión para los hombres de la Comunidad 8 y los bienes de los hombres de santidad que caminan en perfección. Sus bienes no deben mezclarse con los bienes de los hombres de engaño que 9 no han limpiado su camino para apartarse de la injusticia y andar en perfecto comportamiento. No deben apartarse de ningún consejo de la ley para caminar 10 con total terquedad de corazón, sino que se regirán por las primeras directivas que los hombres de la comunidad fueron enseñados desde el principio 11 hasta que venga el profeta y los Mesías de Aarón e Israel…

16 Y así será su amor y así será su odio… No debe reprochar ni discutir con los hombres del pozo 17, sino esconder el consejo de la ley en medio de los hombres de injusticia. Debe reprochar (con) conocimiento verdadero y (con) juicio justo a los que eligen el camino 18… Este es el momento de preparar el camino 20 hacia el desierto y les enseñará todo lo descubierto para que lo lleven a cabo en este momento [y] para que se desprendan de todo aquel que no se haya desviado de su camino 21 de toda injusticia… Y estas son las reglas de comportamiento del Inspector en estos tiempos, en lo que respecta a su amor y su odio. Odio eterno 22 hacia los hombres de la fosa en espíritu clandestino»(1Qs Col ix:1-22).

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!