Pablo les pregunta a los corintios: «¿No saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo dentro de ustedes el cual tienen de Dios?» (1 Corintios 6:19). Este lenguaje puede sonar metafórico, pero el Apóstol tiene algo más concreto en mente. Para ahondar en las imágenes de Pablo, los lectores modernos deben entender cómo las personas antiguas se relacionaban con sus dioses a través de imágenes físicas, lo que la Biblia llama «ídolos». La mayoría de las culturas antiguas creían que los seres divinos entraban en estatuas hechas a mano a través de las cuales los adoradores podían interactuar con sus dioses. Por el contrario, Pablo les dice a los corintios que son imágenes vivas y que respiran de un Dios cuyo Espíritu reside dentro de ellos.

Según gran parte de la teología del antiguo Cercano Oriente, el propósito de las estatuas sagradas era proporcionar un lugar para que los dioses residieran en la tierra. En la teología menfita del antiguo Egipto, el dios creador Ptah hace imágenes talladas en las que los otros dioses pueden habitar: «Estableció santuarios [de los dioses], hizo sus cuerpos según sus deseos. Así, los dioses entraron en sus cuerpos de toda madera, de toda piedra, de todo barro» (AEL 1:59-60). Los antiguos mesopotámicos realizaban un pit pi, o un ritual de «apertura de la boca» después de que sus ídolos fueran hechos para proporcionar un orificio para que la deidad entrante entrara y animara la imagen. Uno de estos encantamientos rituales dice: «Sin la boca abierta, esta estatua no puede oler el incienso, no puede comer ni beber agua» (STT 200:43-44). Una vez que los dioses encarnaban sus imágenes, el ídolo era colocado en un templo para convertirse en un conducto para la adoración terrenal de los seres celestiales.

La mayoría de los lectores de la Biblia saben que Israel denigraba tales imágenes. Antes de que los israelitas se encuentren con los cananeos, por ejemplo, Dios le dice a Moisés que su pueblo debe «destruir todas sus imágenes fundidas» (Números 33:52). La palabra hebrea para «imagen» es (צלם; tzélem) y, por lo general, el término se refiere a un ídolo creado para otros dioses (por ejemplo, 2 Reyes 11:18; Ezequiel 7:20; 16:17; 23:14; Amós 5:26; consultar 1 Samuel 6:5-11). Sin embargo, el Dios de Israel hace algo un poco diferente con la imagen divina. En lugar de ordenar a los israelitas que hagan imágenes, el Señor decide crear al ser humano a imagen divina, diciendo: «Creamos al hombre a nuestra imagen (צלם; tzélem) y conforme a nuestra semejanza» (Génesis 1:26). Mientras que otros dioses moraban en estatuas que se colocaban en los templos, el Señor formaba a los humanos como imágenes vivientes cuyos cuerpos existen en la morada del templo de Dios. Así es como el Espíritu de Dios «entró en» Ezequiel (Ezequiel 2:2; 3:24) y por eso Pablo habla del «Espíritu Santo en ustedes» (1 Corintios 6:19): los cuerpos de los creyentes son espacios sagrados en los que el Espíritu divino reside en la imagen de un templo.

 

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!