La idea del «Rapto» proviene de las interpretaciones de las Escrituras que ven a los creyentes como si fueran tomados de este mundo para ser llevados al cielo. De acuerdo con esta visión, la referencia más clara sobre el rapto en los Evangelios aparece en el discurso del olivo, en el que Jesús dice que algunos serán «tomados» y otros «dejados» (consultar Mateo 24:40-42; Lucas 17:34-35). Cuando lo leemos de forma separada, esta declaración podría sonar como un registro del rapto; sin embargo, el contexto más amplio aclara que aquellos que son «tomados» no son llevados al cielo, sino llevados a juicio, mientras que aquellos que son «dejados» permanecerán con el Hijo del Hombre en el reino de Dios.

Durante el discurso del olivo, Jesús declara «Dos hombres estarán en el campo; uno será tomado (παραλαμβάνωparalambáno) y otro será dejado (φίημι; aphíemi). Dos mujeres estarán en el molino; una será tomada y otra será dejada. Por lo tanto, permanezcan despiertos, porque no saben qué día llegará el Señor» (Mateo 24:40-42). La serie del popular libro «Dejado atrás» toma este título de los versículos, y entiende que estos significan que algunos serán «tomados» para el cielo en el «Rapto», mientras que otros serán «dejados atrás» para la tribulación en la tierra. Sin embargo, el mensaje actual del Mesías ofrece la imagen opuesta: aquellos que son «tomados» experimentarán una tribulación, y aquellos que son «dejados» estarán a salvo de esto.

Justo antes de que Yeshúa mencione a aquellos «tomados» y «dejados», él afirma: «Como fueron en los días de Noé, así será en la llegada del Hijo del Hombre. Porque como aquellos días antes del diluvio, estuvieron comiendo y bebiendo, casándose y dándose en matrimonio, hasta el día en que Noé entró al arca, y no se dieron cuenta hasta que el diluvio llegó y se los llevó a todos (ρεν παντας; aeren hapantas), así será la llegada del Hijo del Hombre» (Mateo 24:37-39). En este contexto, Jesús afirma que así como las personas en los días de Noé fueron «tomadas» por las inundaciones, las personas serán «tomadas» en juicio en la segunda venida. Por el contrario, así como el justo Noé y su familia fueron «dejados atrás» en la tierra cuando todo el mundo fue «tomado», el justo será dejado atrás cuando regrese el Hijo del Hombre. Mientras que la serie «Dejado atrás» entiende el ser «tomado» como un escenario bueno —es decir, ser raptado para estar seguro en el cielo— en el contexto bíblico ser «tomado» es una cosa muy mala. Por otro lado, ser «dejado atrás» es librarse del juicio escatológico y unirse al Hijo del Hombre en el reino eterno de su Padre.

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!