En la mayoría de las traducciones en español leemos algo así: «Porque yo aborrezco el divorcio, (כִּי-שָׂנֵא שַׁלַּח) dice el Señor» (Malaquías 2:16-17).

Tal vez lo más interesante es que la gramática hebrea del versículo principal bajo consideración no apoya la traducción tradicional: «Porque yo aborrezco el divorcio, dice el Señor Dios de Israel». En su lugar, el hebreo original dice: כִּי-שָׂנֵא שַׁלַּח, que significa algo como «porque/pues él odia» y «él envía». La traducción que se encuentra en el «Christian Standard Bible (CSB)» captura esta frase muy bien: «Si odia y se divorcia de su esposa, dice el Señor Dios de Israel, él cubre sus ropas con injusticia, dice el Señor de los Ejércitos» (Malaquías 2:16-17).

Este lenguaje en esta versión «Christian Standard Bible» coincide estrechamente con la fraseología de las leyes de Dios para el divorcio, que se indica con claridad en Deuteronomio:

«Si un hombre se casa con una mujer, pero luego deja de quererla por haber encontrado en ella algo indecente, puede entregarle un certificado de divorcio, entregárselo y enviarla lejos de su casa. Si después de dejar su casa, va y llega a ser la esposa de otro hombre y este segundo hombre la odia, le entrega un certificado de divorcio, se lo entrega y la envía lejos de su casa, o si él muere, el primer esposo que la envió fuera no puede volver a casarse con ella…» (traducción literal de la versión, Deuteronomio 24:1-4).

Hay otra explicación que puede darse sobre esta declaración: «yo odio el divorcio» si (en el menos probable de los casos), la mayoría de las traducciones tradicionales asumen correctamente que YHVH se refiere a él mismo. En la antigüedad la palabra hebrea שנא no siempre significó «odio» en el sentido moderno.

Por ejemplo, «a Jacob amé… pero a Esaú odié» (Malaquías 1:2-3) se presenta literalmente en términos modernos. Sin embargo, cuando se traduce del hebreo antiguo a nuestra forma moderna de hablar, se podría entender como: «a Esaú amé, pero a Jacob lo favorecí con mi gran amor de pacto». Lo mismo es el caso con la declaración de Jesús sobre amarlo a Él y odiar a sus padres (Lucas 14:26). De hecho, esta es una frase idiomática hebrea que crea una comparación y no una instrucción sobre expresar odio hacia los padres de uno. Eso sería absurdo cuando el mandamiento explícito de Dios es de honrarlos.

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!