Después de que Jesús cura a un hombre en sabbat, algunos en Jerusalén se oponen porque ellos interpretan su actividad como una violación al descanso del sabbat. «Pero Dios les respondió: “Mi Padre está trabajando continuamente, y yo estoy trabajando”» (Juan 5:17). Yeshua afirma que Dios trabaja incluso en sabbat, y que él está siguiendo el ejemplo divino. A primera vista, esta afirmación parece contradecir las alusiones bíblicas de Dios descansando en el séptimo día. Sin embargo, la afirmación de Jesús se alinea con aquellos de otros intérpretes judíos que afirman el trabajo continuo de Dios en el mundo —incluso en sabbat.

Siguiendo los seis días de la creación, Dios descansa en el séptimo día: «En el séptimo día Dios terminó todo su trabajo (מלאכה; melakjá) que había hecho, y descansó (שׁבת; shabát) en el séptimo día de todo el trabajo que había hecho» (Génesis 2:2). El descanso inicial del séptimo día de Dios sirve como el prototipo para la institución del sabbat en el Monte Sinaí. Dios le dice a Moisés: «Seis días deberás trabajar y hacer todo tu trabajo (מלאכה; melakjá) pero el séptimo día es sabbat (שׁבת; shabát) para el Señor tu Dios; no trabajarás» (Éxodo 20:9-10). En la medida en que se dice que el sabbat es «para el Señor», este versículo sugiere que Dios continúa descansando cada séptimo día —y ahora el pueblo de Dios, Israel, debe seguir el patrón celestial—.

A pesar de todo, la noción de que Dios «toma tiempo libre» una vez a la semana, no parece lógico para algunos pensadores judíos de la antigüedad. Mientras Filón de Alejandría está de acuerdo en que Dios descansa en sabbat, también afirma que «Moisés no da el nombre de “descanso” a la mera inactividad… [Dios] nunca cesa de trabajar en todo lo que es mejor y más hermoso. El “descanso” de Dios es un trabajo con absoluta facilidad, sin esfuerzo y sin sufrimiento» (Querubín 87). Los rabinos que llegaron después de Filón están de acuerdo en que Dios nunca deja de trabajar en la humanidad, observando que Dios «descansó del trabajo de [creación] del mundo, pero no descansa del trabajo de los impíos y del trabajo de los justos; en cambio, él está trabajando (פועל; po’él)… [en] castigar al impío… y otorgar recompensa sobre los justos» (Génesis Rabbá 11:10). Igualmente, Jesús afirma que Dios «está trabajando» (ἐργάζεται; ergázetai) en sabbat (Juan 5:17), y concluye que su propio trabajo terrenal refleja eso de su Padre celestial.

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!