El Cuarto Libro de Esdras es una obra judía apocalíptica compuesta hacia finales del siglo I d.C., algunos años después de la destrucción del Templo de Jerusalén. 4 de Esdras fue escrito en hebreo o posiblemente en griego y sobrevivió hasta nuestros días solo en traducciones latinas, siríacas, etíopes, armenias y árabes. A pesar de que los escribas cristianos agregaron dos capítulos a este texto extrabíblico (no del profeta bíblico Esdras), el resto del libro está lleno de teología judía del siglo I y de muchos hebraísmos. En este extracto Esdras lamenta por qué tan pocas personas pueden heredar el mundo venidero. Puedes comparar sus palabras con la enseñanza de Mateo 7:13-14, 22:14, Marcos 10:26 y Lucas 13:22-23. Muchos son llamados por Dios, pero solo unos pocos justos perseverarán hasta el final. El camino estrecho no está muy transitado.

«1 Él (ángel) me respondió y dijo: “El Altísimo hizo este mundo para el bien de muchos, pero el mundo venidero para el bien de unos pocos. 2 Pero te contaré una parábola, Esdras. Así como cuando le preguntes a la tierra, te dirá que proporciona mucha arcilla con la que se hace la loza, pero solo un poco de polvo del que proviene el oro; así es el curso del mundo actual. 3 Muchos han sido creados, pero pocos se salvarán…”».

«41 Porque así como el agricultor siembra muchas semillas en la tierra y planta una multitud de vástagos, sin embargo, no todo lo que se sembró crecerá a su tiempo, y no todo lo que se plantó echará raíces; así todos aquellos que hayan sido sembrados en el mundo no se salvarán. 42 Respondí y dije: “Si he hallado gracia delante de ti, déjame hablar. 43 Porque si la semilla del agricultor no brota, porque no ha recibido tu lluvia a su debido tiempo, o si ha sido arruinada por demasiada lluvia, perece. 44 Pero el hombre, que ha sido formado por tus manos y es llamado tu propia imagen porque es hecho como tú, y por amor de quien has formado todas las cosas, ¿también lo hiciste como la semilla del agricultor? 45 ¡No oh Señor, que estás sobre nosotros! Pero perdona a tu pueblo y ten piedad de tu herencia, porque tienes misericordia de tu propia creación”.

46 Él me respondió y dijo: “Las cosas que están presentes son para los que viven ahora, y las cosas que son futuras son para los que vivirán en el más allá. 47 Porque estás muy lejos de poder amar mi creación más de lo que yo la amo. Pero te has comparado frecuentemente con los injustos. ¡Nunca lo hagas! 48 Pero aún en este sentido serás digno de alabanza ante el Altísimo, 49 porque te humillas, como te conviene a ti, y no te has considerado entre los justos para recibir la mayor gloria. 50 Porque muchas miserias afectarán a aquellos que habitan el mundo en los últimos tiempos, porque han caminado con gran orgullo. 51 Pero piensa en tu propio caso e indaga acerca de la gloria de aquellos que son como tú, 52 porque es para ti que se abre el paraíso, se planta el árbol de la vida, se prepara el siglo venidero, se provee la abundancia, una ciudad es construida, se establece el descanso, se establece la bondad y la sabiduría se perfecciona de antemano”.

53 La raíz del mal está sellada para ti, la enfermedad te fue desterrada, y la muerte está escondida; el infierno ha huido y la corrupción se ha olvidado; 54 dolores han pasado, y al final se manifiesta el tesoro de la inmortalidad. 55 Por tanto, no hagas más preguntas sobre la multitud de los que perecen. 56 Porque también ellos recibieron libertad, pero despreciaron al Altísimo, despreciaron su Ley, y abandonaron sus caminos. 57 Además, pisotearon a los justos, 58 y dijeron en sus corazones que no hay Dios —aunque sabían muy bien que debían morir—. 59 Porque así como les aguardan las cosas que les he predicho, también les aguardan la sed y el tormento que están preparados. Porque el Altísimo no quiso que los hombres fueran destruidos; 60 pero ellos mismos que fueron creados han contaminado el nombre de Aquel que los hizo, y han sido ingratos con el que les preparó la vida. 61 Por tanto, mi juicio se acerca ahora; 62 no se lo he mostrado a todos los hombres, sino solo a ti y a unos pocos como tú”» (4 Esdras 8:1-3, 40-62 citado de la edición de Charlesworth).

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!