El «Padre Nuestro» es, por mucho, la oración cristiana más central y conocida del mundo. Pero, ¿en la tradición litúrgica judía tiene algunos paralelos conceptuales en las palabras? ¿El «Padre Nuestro» tiene raíces litúrgicas judías? La respuesta es un rotundo: ¡sí!

En primer lugar, observa que el contenido de el «Padre Nuestro» es el mismo que el concepto litúrgico judío clave de אבינו מלכנו (se pronuncia: Avínu Malkénu), que traducido significa: «Padre nuestro, Rey nuestro». De hecho, absolutamente todo en el «Padre Nuestro» se centra en la paternidad o la realeza de Dios.

«Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy el pan nuestro de cada día. Y perdónanos nuestras deudas (ofensas, pecados), como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores (los que nos ofenden, nos hacen mal). Y no nos metas (no nos dejes caer) en tentación, sino líbranos del mal (del maligno)…» (Mateo 6:9–13).

En segundo lugar, existe paralelo de palabras entre el «Padre Nuestro» y una variedad de oraciones judías como: «Padre nuestro, Rey nuestro», la (עמידה; Amidá) «Oración de Pie» y las «Bendiciones Matutinas». Aquí hay un ejemplo de cada uno:

אָבִינוּ מַלְכֵּנוּ סְלַח וּמְחַל לְכָל עֲוֹנוֹתֵינוּ

Padre nuestro, Rey nuestro, indulta y perdona todos nuestros pecados.

נְקַדֵּשׁ אֶת שִׁמְךָ בָּעוֹלָם כְּשֵׁם שֶׁמַקְדִּישִׁים אוֹתוֹ בִּשְׁמֵי מָרוֹם

Santificaremos tu Nombre en este mundo, como está santificado en lo alto del cielo.

ואל תביאנו לא לידי חטא ולא לידי עברה ועון, ולא לידי נסיון ולא לידי בזיון, ואל ישלט בנו יצר הרע

No nos dejes caer en la transgresión y el pecado, la iniquidad, la tentación y la desgracia, para que el mal no nos gobierne. Con base en lo anterior, quiero invitarte a crecer conmigo para apreciar la profunda conexión que existe entre las tradiciones litúrgicas judías y cristianas.

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!