Una de las cosas más confusas para los creyentes de hoy es la gran cantidad de traducciones de la Biblia. Uno simplemente no sabe en qué versión creer. En mis propias interacciones con innumerables cristianos, a menudo me preguntan: «Si quiero leer la traducción más fiel de los manuscritos originales, ¿qué traducción debo elegir?».

Mi respuesta común es que ninguna traducción es perfecta. Es francamente imposible reflejar completa y perfectamente la naturaleza exacta del texto original, sin importar qué método de traducción haya utilizado el académico o el equipo de académicos, sin importar cuán competentes sean como traductores. Independientemente de lo desalentador que esto pueda sonar para los oídos de los cristianos modernos, no debemos evaluar las traducciones en términos de perfecto contra imperfecto (de hecho, todas las traducciones son imperfectas), sino más bien en términos de «menos preciso» contra «más preciso». Esta es una de las razones por las cuales tú, un cristiano creyente en la Biblia, debes dejar de delegar tu propia responsabilidad de estudio del hebreo a la élite «sacerdotal» dentro de la iglesia global (los eruditos bíblicos). También debes asumir la responsabilidad y ser parte de la coalición de los dispuestos que examinan y verifican dos veces todas las traducciones oficiales.

Esencialmente, solo hay dos tipos de traducciones en inglés disponibles hoy: La Biblia del rey Jacobo (en inglés, King James Version [KJV]) y todas las demás. Sin duda, mi oración anterior está destinada a crear una tormenta de respuestas furiosas por agrupar traducciones tan diversas como la Nueva Versión Internacional (NVI) con la Nueva Biblia de las Américas (NBLA) o la Nueva Traducción Viviente (NTV). Incluso a riesgo de provocar tu justa ira, mantengo que esta categorización de las traducciones inglesas es precisa. Déjame explicar.

Cualquiera que sean las fallas de King James, nunca ha habido otra traducción de la Biblia que se acerque a su belleza y grandeza literaria. La traducción de la Biblia de King James es tan colorida como las personalidades que la unieron (algún día deberías escuchar a los «Secretarios de Dios: La creación de la Biblia King James» por Adam Nicholson). El profesor Robert Alter (interactuando con otro erudito) ha declarado sucintamente que la Biblia King James, «sigue siendo para los lectores ingleses el enfoque más cercano al original, a pesar de sus imprecisiones frecuentes y vergonzosas, a pesar de sus anacronismos y a pesar de su sustitución insistente de las tonalidades y ritmos ingleses modernos para los bíblicos». Te animo a leer la propia traducción de la «Biblia hebrea» de Robert Alter en tres volúmenes, donde intenta de forma única (y en mi opinión con mucho éxito) remediar muchas deficiencias tanto de la versión King James como de otras traducciones modernas.

Una mejora importante es que la traducción de Alter no sacrifica la fisicalidad y la concreción del hebreo bíblico original (como hacen todas las traducciones modernas) a favor de las demandas modernas de claridad informativa seca que esencialmente borra la música detrás del texto del hebreo original.

Al retener esos elementos del hebreo original, su traducción da un gran paso adelante al revelar la poesía, el ritmo, el tono y, por lo tanto, el significado original del texto hebreo antiguo compartido por comunidades cristianas y judías durante siglos.

Tuvimos el privilegio de realizar una entrevista exclusiva con el Profesor Robert Alter como parte de nuestra serie de charlas de eruditos invitados. Puedes revisar nuestros mini-cursos de la colección de la Biblia hebrea aquí (por el momento disponibles en inglés).

 

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!