Las historias de Débora y Jael aparecen en Jueces 4-5: Débora es la jueza de Israel durante una guerra contra los cananeos, y Jael ayuda a los israelitas al asesinar a Sisera, el cananita general. Mientras que la narrativa de estas dos mujeres es lo suficientemente convincente por sí sola, entender el significado de sus nombres puede ofrecer una visión más profunda dentro de sus roles en la historia de Israel, así como la importancia de sus acciones para promover los propósitos de Dios. Débora y Jael personifican el deseo divino de proteger la tierra y el pueblo de Israel, y de este modo reforzar las promesas del pacto del Señor.

Según Jueces, cuando el Rey Jabin de Canaán amenaza al pueblo de Dios, ellos claman por ayuda desde el cielo. El Señor responde a través del poder militar de «Débora, una profetiza, esposa de Lapidot [quien] estuvo juzgando a Israel» (Jueces 4:4). Mientras que las traducciones tienden a traducir el hebreo (אשׁת לפידות ; éshet lappidót) como «esposa de Lapidot», una interpretación igualmente plausible es «mujer de llamas», —(אשה ; ishá) puede significar tanto «esposa» como «mujer» y un (לפיד ; lapíd) es una «llama»—. Mientras es posible que (לפידות ; lappidót) sea el esposo de Débora, el nombre no se atestigua en ninguna otra parte que en las Escrituras de Israel. Más aún, el título «mujer de llamas» parece más apropiado en la medida en que Débora va a la batalla junto a su soldado (ברק; Barák), cuyo nombre significa «relámpago». Cuando el relámpago toca la tierra puede provocar fuego, entonces es apropiado que estos dos líderes militares —el hombre del relámpago y la mujer de llamas— entren juntos al campo de batalla.

En medio de la batalla, Sisera, el cananeo general, se retira a la tienda de Jael. Dado que existe un acuerdo de paz entre los cananeos y el esposo de Jael, Sisera cree que encontrará seguridad dentro de la tienda. Jael apoya esta suposición cuando le da al general una cobija y «leche» (חלב; jaláv), que lo calma para dormir (Jueces 4:21). Una vez que Sisera cae dormido, Jael agarra una estaca de la tienda y se la clava en el cráneo. El nombre Jael (יעל; Yaél) significa «cabra». Parece como una denominación extraña hasta que nos damos cuenta de que (דבורה; Débora) significa «abeja». Al rescatar a Israel de la destrucción, Jael, la «cabra» dadora de leche, se mezcla con Débora, la «abeja» negrita, para mantener la tierra «fluyendo con leche y miel». Entonces, el trabajo de estas mujeres simboliza la vitalidad continua de las promesas divinas, y la dedicación de Dios a la relación de pacto con Israel.

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!