Después de abandonar el jardín del Edén, Adán y Eva tienen sus dos primeros hijos: «Adán conoció a su esposa, Eva, y ella concibió y dio a luz a Caín (קין; kayín), diciendo: “He adquirido (קניתי; kaníti) varón con el Señor”. Y nuevamente, ella dio a luz a su hermano Abel» (Génesis 4:1-2a). Caín recibe su nombre porque suena como la palabra hebrea para «obtener» o «poseer» (קנה; kaná). El lector astuto podría preguntarse: ¿Por qué la Biblia explica la razón para el nombre de Caín, pero no para el de Abel? La razón es que la muerte casi inmediata del hijo menor de Eva le dirá al lector por qué Abel recibe su nombre.

En hebreo, Abel (הבל; Hével) significa «vapor» o «aliento» —algo que está aquí hoy y se ha ido mañana—. Según Proverbios, «conseguir tesoros con lengua mentirosa es un vapor (הבל; hével) fugaz y una trampa de muerte» (Proverbios 21:6). Lamentando la brevedad de una vida humana, el salmista le dice a Dios: «Mi vida no es nada ante ti. Ciertamente, toda la humanidad se mantiene como un mero aliento (הבל)» (Salmo 39:5, consultar Salmo 39:11; Salmo 78:33; Salmo 94:11; Salmo 144:4). De manera similar, Job declara: «Detesto mi vida; no viviré para siempre. Déjame solo, porque mis días no son más que un aliento (הבל)» (Job 7:16).

A la luz del significado del nombre de Abel, los lectores no deberían sorprenderse al ver que apenas seis versículos después del nacimiento de Abel, «Caín se levantó contra su hermano Abel y lo asesinó» (Génesis 4:8). Aquellos que pueden leer la Biblia en su idioma original no necesitan una explicación explícita de por qué Abel recibe su nombre; cuando escuchamos que Eva tiene un hijo llamado הבל, sabemos que, como un vapor, ¡él no estará por mucho tiempo! A pesar de esta tragedia, el amor de Dios tiene la última palabra. Poco después de la muerte de Abel, «Adán volvió a conocer a su esposa Eva y ella tuvo un hijo y lo llamó Set (שֵׁת; Shet), porque dijo: “Dios ha sustituido (שַׁת; shat) para mí otra descendencia en lugar de Abel» (Génesis 4:25-26). A pesar de que Abel deja el mundo como una brizna a manos de su hermano Caín, Dios refuerza el linaje familiar de Adán y Eva al nombrar a Set, quien, según la tradición judía, es una de las personas más virtuosas en toda la historia bíblica.

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!