José, el hijo de Jacob y Raquel (Génesis 35:24) es un personaje vibrante en la Biblia hebrea. Sabemos que Dios está con José a través de los altibajos de su vida, pero no siempre notamos el significado que la Biblia le da a su nombre. Nos identificamos con el amor de Jacob hacia José mientras nos lo imaginamos usando una elaborada y colorida túnica (Génesis 37:3). Nos sorprende los celos de sus hermanos y su odio cuando lo venden como esclavo a los Egipcios (Génesis 37:28). Nos enfadamos cuando es acusado falsamente y llevado a la cárcel de Potifar (Génesis 39:20) y nos gozamos en su vindicación cuando el Faraón le asigna el mayor de los puestos en su reino (Génesis 41:38-39). Finalmente, somos tocados profundamente cuando José confronta a los hermanos que lo traicionaron y les revela su identidad en medio de una efusión de emociones (Génesis 45:1-3). Todos estos importantes e impactantes eventos llegan a tener un mayor significado cuando entendemos que el nombre de José alude a la idea de «reunirse» para que así la figura bíblica cumpla la visión de Dios de unidad y shalóm.

El nombre de José (יאֹסֵף; yoséf) es un verbo en hebreo que literalmente significa «él quita». ¿Qué puede ser tan importante en este significado? Nada en apariencia, pero el hebreo antiguo es un idioma que se basa en la raíz lingüística y la raíz de su nombre es ( אָסַף; asáf), que significa «reunirse, recoger, traer o congregarse». Una palabra clave con esta misma raíz es ( אָסִיף; asíf), que significa «cosecha» —aquello que se recoge—. El nombre de José se relaciona con la idea de «quitar» en un sentido de «reunir» (quitar la cosecha del campo) como ocurre cuando se recolecta la cosecha.

Ahora, considera el sueño de las gravillas de grano inclinándose delante de José (Génesis 37:7) a la luz de su nombre refiriéndose a «reunir» y «cosechar». De pronto, José es «quitado» de Egipto (removido de su tierra). En la casa de Potifar, José es puesto a cargo de todo, de la «casa y del campo», a excepción de la comida que su amo comía (Génesis 39:5-6). En la cárcel, José se encuentró con el copero real y con el jefe de los panaderos, personas cuyos estilos de vida están directamente asociados con la comida y la cosecha (Génesis 40:1). Además, el sueño de Faraón fue sobre la cosecha (Génesis 41:26-27), y como resultado de este sueño, José fue puesto a cargo de la cosecha de Egipto y del futuro abastecimiento de comida (Génesis 41:47-49). ¿Estás empezando a ver el hilo en común a través de estas historias? Existen muchas más conexiones con la idea de «cosechar» y «reunir» en la narración de José.

Al final, los hermanos de José llegaron a Egipto por la hambruna (una falta de cosecha de comida) y eventualmente toda la familia se reunió ahí. ¡Entonces, toda la vida de José refleja la noción de «reunir» y «cosechar» que se encuentra en su nombre hebreo. Al considerar la terminología hebrea que se encuentra detrás de estas historias nos puede ayudar a ver las Escrituras de formas nuevas y más profundas. Tal vez es tiempo para que te comprometas a tomar tus primeros pasos en el estudio del hebreo bíblico.

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!