En el Sermón del Monte, Jesús dice: «Bienaventurados los humildes, pues ellos heredarán la tierra» (Mateo 5:5). Casi todas las traducciones al español traducen la última palabra de esta declaración como «tierra», (γῆν; gen) en griego. Tal traducción connota que los humildes heredarán todo el «globo» o «planeta Tierra». Sin embargo, mientras Yeshua se dirige a sus discípulos judíos, su ámbito es mucho más limitado. En lugar de hablar de toda la tierra, Jesús proclama que los humildes heredarán una «tierra» en particular.

Aunque frecuentemente atribuimos «los humildes heredarán la tierra» a Jesús, esta frase no es un original del Nuevo Testamento. La declaración proviene de los Salmos, que no hablan de la «tierra» en su totalidad, sino de la Tierra de Israel: «Los humildes heredarán la tierra (hebreo: ארץ; éretz ; griego: γν; gen), y se deleitarán en paz abundante» (Salmo 37:11). Ya que Mateo 5:5 sigue la redacción de la Septuaginta griega en su descripción de los humildes que heredan la «tierra» (γῆν), podemos estar seguros que Jesús también tiene en mente la Tierra de Israel.

El Salmo 37 no es el único lugar en el que la Biblia asocia al «humilde» (ענוים; anavím) con la «tierra»de Israel (ארץ; éretz). El profeta Sofonías dice: «Busquen al Señor, todos ustedes, humildes de la tierra (ענוי הארץ; anvéi ha’áretz)… busquen la justicia, busquen la humildad (ענוה; anavá). Quizás serán protegidos el día de la ira del Señor. Porque Gaza será abandonada, y Ascalón desolada; Asdod será expulsada al mediodía, y Ecrón será desarraigado» (Sofonías 2:3-4). El profeta exhorta a los israelitas a ser «humildes» para que no sean destruidos junto con las ciudades filisteas de Gaza, Ascalón, Asdod y Ecrón que bordean a Israel (consultar Josué 13:3). Siguiendo a Sofonías y al salmista, Jesús se refiere a la Tierra de Israel cuando la llama la herencia de los humildes.

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!