En Marcos 7 leemos acerca de un fuerte debate entre los fariseos de Judea y Jesús sobre el hecho de que sus discípulos galileos no siguieron una innovación farisaica importante introducida hacia ya mucho tiempo. Esta innovación tuvo que ver con la necesidad percibida de garantizar que, antes de consumir alimentos puros/aptos y debidamente preparados, una persona también debía lavarse las manos para no hacer que algo que ya estaba santificado, llegara a ser algo común por accidente. En el momemto en que ocurrió el conflicto en Marcos 7, esta innovación farisaica ya se había convertido en una «tradición de los ancianos» y fue tratada como tal, con gran respeto por la mayoría de los judíos (Marcos 7:1-4).

Al citar a Isaías, Jesús acusa a los fariseos de descuidar los mandamientos de la Torá, aferrándose en cambio a la tradición de los hombres (Marcos 7:8). Dirigiéndose a la multitud, Jesús declaró: «No hay nada fuera del hombre que al entrar en él pueda contaminarlo; sino que lo que sale de adentro del hombre es lo que contamina al hombre» (Marcos 7:15). Esto no fue otra cosa más que un resumen de las regulaciones sobre las descargas corporales, como se detalla en Levítico 15. Estas descargas corporales salen del cuerpo y no entran en él. Según Jesús, aquí se oculta una realidad espiritual mucho más profunda, es decir, todo el mal sale al mundo desde el corazón humano (es decir, de adentro hacia afuera, no al revés) (Marcos 7:20-23).

Algunos buscando justamente recuperar el carácter intensamente judío del Evangelio de Marcos han sugerido erróneamente que el versículo 19 («declaró así puros todos los alimentos») es una adición editorial al texto original, hecha por cristianos gentiles que no estuvieron interesados en los asuntos judíos. Sin embargo, sugiero que esta línea es, de hecho, una parte integral del argumento muy judío de Marcos. La ley de la descarga corporal es un ejemplo de ello. Al defender la Torá contra los fariseos, Jesús mantiene una tradición judía galilea de larga posición, declarando que los alimentos no pueden hacer que un israelita sea impuro porque en la Torá funciona al revés.

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!