1 «Hubo un hombre de los fariseos, llamado Nicodemo, gobernante de los ioudaioi (judíos)».

Nicodemo es nombrado aquí como gobernante de los ioudaioi. Aunque no podemos saberlo con seguridad, es probable que Nicodemo fue miembro del Sanedrín, el consejo gobernante judío, cuya autoridad limitada fue sancionada por el gobierno romano. Es obvio que Nicodemo tuvo una conexión incómoda con los ioudaioi. Por un lado, fue una parte integral; por el otro, tuvo miedo y se sintió presionado por esto. Como tal, frecuentemente sintió que no pertenecía. Por ejemplo, vemos que Nicodemo vino a Jesús en la noche. En Juan 7:50-52 leemos que cuando Nicodemo planteó dudas sobre la legitimidad del arresto de Jesús, se le preguntó de inmediato sobre su lealtad: «Nicodemo, el que había venido a Jesús antes, y que fue uno de ellos, les dijo: “¿Acaso nuestra Torá juzga a un hombre sin antes escucharlo y aprender lo que hace?” Ellos le respondieron: “¿Es que tú también eres de Galilea?”».

La última aparición de Nicodemo, esta vez con José de Arimatea, se puede encontrar en Juan 19:38-40:

« 38 Después de estas cosas, José de Arimatea, que fue discípulo de Jesús, aunque en secreto por miedo a los ioudaioi (judíos), pidió permiso a Pilato para llevarse el cuerpo de Jesús y Pilato le concedió el permiso. Entonces llegó y se llevó su cuerpo. 3 Nicodemo, el que antes había venido a Jesús de noche, también llegó, trayendo una mezcla de mirra y áloe como de treinta y tres kilos. 40 Entonces tomaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en telas de lino con las especias, como es costumbre sepultar entre los ioudaioi (judíos)».

El significado del nombre Nicodemo, en koiné judeo-griego, el idioma en el que se escribió este Evangelio, es «conquistador del pueblo». Un lector de la Biblia en su traducción al español debe volver a imaginar cómo un griego hablante hubiera escuchado estos textos. Este «conquistador del pueblo» (Nicodemo) siempre temió de los ioudaioi, una red cerrada de personas de la cual fue miembro honrado siempre y cuando cumpliera con la agenda y cumpliera con las reglas del grupo.

2 «Este hombre llegó a Jesús de noche y le dijo: “Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro, porque nadie puede hacer las señales que tú haces si Dios no está con él”».

Nicodemo se dirige a Jesús usando el término respetuoso «Rabí» (Ῥαββί), que reconoce que, a pesar de la acritud hacia él, Jesús todavía era alguien importante, incluso para un miembro poderoso de la élite gobernante de Jerusalén. El término «sabemos» probablemente se refiere a un grupo de líderes dentro del Sanedrín que pensaron que Jesús era una figura muy positiva. Aunque pueden haber otras razones para hacerlo, es probable que la razón por la cual Nicodemo acudió a Jesús en la noche fue para evitar que otros lo vieran y lo interrogaran acerca de él dentro del sistema ioudaioi.

3 «Jesús le contestó: “En verdad, en verdad te digo que el que no nace de nuevo no puede ver el reino de Dios”. 4 Nicodemo le dijo: “¿Cómo puede un hombre nacer siendo ya viejo? ¿Acaso puede entrar por segunda vez en el vientre de su madre y nacer?” 5 Jesús respondió: “En verdad, en verdad te digo que el que no nace de agua y de Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. 6 Lo que es nacido de la carne, carne es, y lo que es nacido del espíritu, espíritu es. 7 No te asombres de que te haya dicho: ‘Tienes que nacer de nuevo’. 8 El viento sopla por donde quiere, y oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu”».

El judaísmo antiguo celebró varios rituales que marcaron las etapas del ciclo de vida judío, comenzando con el nacimiento y la circuncisión (Génesis 17:10-14; Josefo, Ant. 1.10.5), continuando con la ordenación y varios niveles de liderazgo judío, y culminando en la muerte de ese individuo a una edad madura. Nicodemo estuvo en su etapa final de ese ciclo de vida (edad madura y estatus de liderazgo judío de alto nivel) cuando Jesús lo sorprendió con su afirmación de que «debes nacer de nuevo». Más adelante en la historia, Jesús desafió respetuosamente a la afiliación de Nicodemo con los ioudaioi diciendo: «Tú eres maestro de Israel, ¿y no entiendes estas cosas?» (Juan 3:10).

En el versículo 8 leemos que Jesús le explicó a Nicodemo que el Espíritu de Dios es una fuerza cósmica personal desenfrenada que se somete solo al liderazgo de Dios. Esta fuerza cósmica personal provoca el nuevo nacimiento que permite que alguien sea contado entre los que pertenecen al reino de Dios. La pregunta retórica de Jesús a Nicodemo también fue un desafío a la autoridad de los ioudaioi, de la cual Nicodemo, al menos por el momento, todavía era parte. En todo el Evangelio vemos que los ioudaioi se muestran despistados e insensibles a las cosas del Espíritu. No es de extrañar que Nicodemo, el mejor y espiritualmente más consciente de ellos, no sepa lo que Aquel enviado por Dios tiene en mente.

Por un lado, este desafío mostró a los líderes de Jerusalén en una luz negativa, mientras que al mismo tiempo estuvo destinado a provocar una pregunta apropiada en la mente del samaritano y otros lectores israelitas: «¿Qué pasa si mis sabios/líderes también son tan ciegos y espiritualmente incapaces al igual que el liderazgo de Jerusalén?» La historia fue una autocrítica judeana destinada a provocar a los israelitas samaritanos, entre otros, para desafiar a sus propias autoridades y considerar seriamente prometer su lealtad a Jesús. El principal retador de las actuales estructuras de liderazgo judeanas y samaritanas estuvo hablando con Nicodemo por la noche. Su nombre era Jesús. Él era el hijo del Dios viviente.

«12 Si les he hablado de las cosas terrenales, y no creen, ¿cómo creerán si les hablo de las celestiales? 13 Nadie ha subido al cielo, sino Aquel que bajó del cielo, es decir, el Hijo del Hombre. 14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que sea levantado el Hijo del Hombre, 15 para que todo aquel que cree en él, tenga vida eterna. 16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito (único), para que todo aquél que cree en él, no se pierda, sino que tenga vida eterna. 17  Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. 18 El que cree en él no es condenado (juzgado); pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito (único) Hijo de Dios. 19 Y este es el juicio: que la luz vino al mundo, y las personas amaron más las tinieblas que la luz, pues sus acciones fueron malas. 20 Porque todo el que hace lo malo odia la luz, y no viene a la luz para que sus acciones no sean expuestas. 21 Pero el que practica la verdad viene a la luz, para que se vea claro que sus acciones han sido hechas en Dios».

Jesús continuó su conversación con Nicodemo sobre el tema familiar del Hijo del Hombre. Este fue un concepto muy conocido en la época de Jesús. Por ejemplo, el libro de Enoc habla de una figura escatológica divina: el hijo del hombre. Leemos:

«Y en ese lugar vi la fuente de justicia que era inagotable: y alrededor de ella había muchas fuentes de sabiduría; y todos los sedientos bebieron de ellos, y se llenaron de sabiduría, fuentes de sabiduría… Y a esa hora, ese Hijo del Hombre fue nombrado en presencia del Señor de los Espíritus, y su nombre ante la Cabeza de los Días. Sí, antes de que se crearan el sol y las señales, antes de que se hicieran las estrellas del cielo, Su nombre fue nombrado ante el Señor de los Espíritus. Él será un bastón para que los justos se queden y no caigan, y él será la luz de los gentiles… Todos los que habitan en la tierra se postrarán y adorarán ante él, y alabarán y bendecirán y celebrarán con canto al Señor de los Espíritus. Y por esta razón ha sido elegido y escondido delante de él, antes de la creación del mundo y por los siglos de los siglos» (1 Enoc 48). «… y de aquí en adelante no habrá nada corruptible; porque ese Hijo del Hombre ha aparecido, y se ha sentado en el trono de su gloria, y todo el mal pasará delante de su rostro, y la palabra de ese Hijo del Hombre saldrá y será fuerte delante del Señor de los Espíritus» (1 Enoc 69).

Esta tradición judía enoquita, por supuesto, está trabajando muy de cerca con textos como Daniel 7:13-14:

« 13 Seguí mirando en las visiones nocturnas, y observé, con las nubes del cielo a uno como un Hijo del Hombre que estaba llegando, y llegó al Anciano de Días y fue presentado ante él. 14 Y le fue dado dominio, gloria y reino para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran. Su dominio es un dominio eterno que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido».

Está basado en este versículo de Daniel que Jesús le comentó a Nicodemo, que nadie podría subir al cielo si él no había primero bajado del cielo (Juan 3:13). Luego Jesús predijo que el Hijo del Hombre también sería levantado (Juan 3:14) al igual que la serpiente de bronce fue levantada por Moisés (Números 21) cuando los israelitas estuvieron muriendo en el desierto. Antes de continuar, detengámonos y pensemos en esta analogía. Casi automáticamente conectamos al polo y a la serpiente con la cruz de madera donde Jesús fue crucificado. Lo hacemos principalmente porque, en muchas presentaciones pictóricas, los artistas cristianos han pintado a Moisés sosteniendo la cruz con la serpiente de bronce representada en ella. Sin embargo, ¿la «elevación» se refiere solo a la crucifixión de Jesús? Debemos recordar que Jesús le dijo esto a Nicodemo antes de que pasara la crucifixión, no después.

Lo que es importante en este momento es que también seguimos renovando la imagen de Jesús hablando con Nicodemo en Juan 3:16-21, en el famoso texto «Porque de tal manera amó Dios al mundo». ¿Por qué esto es importante? Porque normalmente nuestra lectura termina con el versículo 15 y pensamos que el versículo 16 es el comienzo de una nueva sección con nuevas ideas. Me gustaría sugerir que tal división es arbitraria y problemática. Si se leen por separado, estas palabras ya no son las palabras de Jesús, sino un comentario teológico del autor del Evangelio sobre las palabras anteriores de Jesús. Mientras sea posible, nada en el texto requiere tal conclusión.

La lectura más natural del texto es verlo completamente continuo con las palabras anteriores de Jesús a Nicodemo. Es Jesús quien continúa hablando a Nicodemo con las palabras: «porque de tal manera amó Dios al mundo». Si esto es correcto, entonces lo que Jesús le dice a Nicodemo no se refiere principalmente al evento futuro de la crucifixión y muerte de Jesús, sino al nombramiento de Jesús por parte del Dios de Israel para gobernar Israel.

Me doy cuenta plenamente de que la muerte de Jesús en la cruz es muy importante para Juan y, en otro sentido, se convertiría en parte de lo que «Dios dio», sin embargo, dado que la muerte de Jesús aún no se ha producido, no se puede esperar que Nicodemo lo entienda de la forma en que lo entendemos. Es mucho más probable que Nicodemo hubiera entendido «la elevación» como la ascensión de Jesús como el Hijo del Hombre según las visiones nocturnas de Daniel. Esta es la razón por la que esta sección sigue directamente la discusión sobre el Hijo del Hombre que baja para subir (Juan 3:13 y Daniel 7:13-14). Por otro lado, sería un error pensar que Jesús no estuvo preparando a Nicodemo para otra «elevación» intermediaria, el tipo que los enemigos del Dios de Israel le hicieron a Jesús en la cruz del calvario. En la Torá, mirar a la serpiente de bronce en el polo destruyó el veneno de la mordedura de la serpiente y trajo vida al pueblo de Israel. Del mismo modo, el sufrimiento y la muerte de Jesús en la cruz también hablan de juicio y victoria sobre el «veneno de la mordedura de la serpiente». La ascensión es una imagen gloriosa de la victoria sobre los enemigos de Dios y su Israel, pero primero hay que mirar la cruz donde Jesús, el Rey de todo Israel, se levanta por primera vez. Cuando Nicodemo vio al Hijo del Hombre crucificado/levantado, debió haber recordado las palabras de Jesús, y sí, también por fe entendió que pronto vendría su ascensión. En ese momento, la declaración de Jesús sonó extraña y desconectada. Después de la crucifixión, uno se imagina que Nicodemo esperó en silencio para ver el cumplimiento de lo que creyó que Jesús había dicho.

La discusión anterior nos trae a mente el Salmo 2.[1]

Allí leemos: 

«¿Por qué se sublevan las naciones y los pueblos traman cosas vanas?
 Se levantan los reyes de la tierra y los gobernantes traman unidos contra el Señor y contra su ungido, diciendo: “¡Rompamos sus cadenas y echemos de nosotros sus cuerdas!” Él que se sienta en los cielos se ríe, el Señor se burla de ellos.  Luego les hablará en su ira y en su furor los aterrará diciendo: “Pero yo mismo he consagrado a mi Rey sobre Sión, mi santo monte”. “Ciertamente anunciaré el decreto: El Señor me dijo: ‘Mi Hijo eres tú, yo te he engendrado hoy. Pídeme y te daré las naciones como herencia tuya y como posesión tuya los confines de la tierra. Tú los quebrantarás con vara de hierro; los desmenuzarás como vaso de alfarero.’” Ahora pues, oh reyes, sean sabios; sean advertidos, oh gobernantes de la tierra. Adoren al Señor con temor y alégrense con temblor. Honren al Hijo para que no se enoje y perezcan en el camino, pues puede inflamarse de repente su ira. ¡Cuán bienaventurados son todos los que en él se refugian!

En un giro sorprendente, los pastores indignos de Israel, a quienes Jesús había venido a juzgar, se han unido a las naciones en contra del Pacto, el Señor de Israel y el Rey designado por Dios. Son ellos los que han alzado sus voces y sus puños contra el Señor y su ungido, Jesús. Sin embargo, el decreto real que designa e instala a Jesús como el Rey sobre Israel ha dejado las cosas claras: deben honrar al Hijo real de Dios o perecer en sus caminos (Juan 3:18-21).

[1]  Consultar 2 Samuel 7:12-14.

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!