El 2 libro de Enoc se presenta como una obra del Enoc bíblico de Génesis, quien fue llevado al cielo para ver las visiones del reino de Dios. Este libro no fue incluido en la Biblia. La mayoría de los estudiosos creen que su texto fue escrito por un autor judío alrededor del siglo I-III d.C. El valor de 2 Enoc no es tanto teológico, sino más bien histórico. Relaciona la tradición judía antigua, en esta sección particular, la ciencia de la historia de la creación.

«En el sexto día, ordené a mi sabiduría crear al hombre a partir de siete partes: una, su carne de la tierra; dos, su sangre del rocío; tres, sus ojos del sol; cuatro, sus huesos de la piedra; cinco, su inteligencia de la rapidez de los ángeles y las nubes; seis, sus venas y su cabello de la hierba de la tierra; siete, su alma de mi aliento y del viento. 11. Y le di siete naturalezas: a la carne el oído, los ojos para la vista, al alma olor, las venas para el tacto, la sangre para el gusto, los huesos para la resistencia, para la inteligencia del disfrute. 12. Concebí un dicho, creé al hombre de la naturaleza invisible (espiritual) y visible (física), de ambos son su muerte y su vida y su imagen, él conoce el habla como algo creado, pequeño en grandeza y nuevamente grande en pequeñez, y lo coloqué en la tierra, un segundo ángel, honorable, grande y glorioso, y lo designé como gobernante para gobernar en la tierra y tener mi sabiduría, y no hubo nadie como él en la tierra entre todas mis criaturas existentes. 13. Y le asigné un nombre, desde cuatro extremos, desde el Este, desde el Oeste, desde el Sur, desde el Norte, y le asigné cuatro estrellas especiales, y lo llamé Adám, y le mostré dos formas, la luz y la oscuridad, y le dije: 14. “Esto es bueno, y eso es malo, debería aprender si él tiene amor hacia mí, u odio, para que quede claro cuál de los suyos me amaría. 15. Porque he visto su naturaleza, pero él no ha visto su propia naturaleza, por lo tanto, al no ver, pecará peor. Y dije después del pecado, ¿qué hay sino la muerte? 16. Y puse el sueño en él y él se durmió. Y tomé de su lado, y le creé una esposa, para que la muerte llegara a él por su esposa, y tomé su última palabra y la llamé madre, es decir, Eva”.

Capítulo 31:1. Adám tiene vida en la tierra, y yo creé un jardín en el Edén, en el Este, para que él pudiera observar el pacto y guardar los mandamientos. 2. Hice que los cielos se abrieran para que él viera a los ángeles cantar la canción de la victoria y la luz que no se oscurece. 3. Y él estuvo en el paraíso todo el tiempo, y el diablo entendió que yo quería crear otro mundo porque Adám era el señor en la tierra, para gobernarla y controlarla. 4. El diablo es el espíritu maligno de los lugares inferiores, como fugitivo hizo a Sotona de los cielos ya que su nombre era Satanail (Satanás), por lo que se volvió diferente de los ángeles, pero su naturaleza no cambió, su inteligencia en cuanto a su comprensión de las cosas justas y pecaminosas permaneció igual. 5. Y entendió su juicio y el pecado que había pecado antes, por lo tanto concibió pensamientos contra Adám, en tal forma entró y sedujo a Eva, pero no tocó a Adám. 6. Pero maldije a la ignorancia, pero lo que había bendecido anteriormente, a los que no maldije, no maldije al hombre, ni a la tierra, ni a otras criaturas, sino solo al fruto malo del hombre y sus obras. Capítulo 32:1. Le dije: “Tierra eres, y a la tierra de donde te saqué, irás, y no te destruiré, sino que te enviaré de regreso desde donde te llevé. 2. Entonces puedo recibirte nuevamente en mi segunda presencia”. 3. Y bendije a todas mis criaturas visibles (físicas) e invisibles (espirituales). Y Adám estuvo cinco horas y media en el paraíso. 4. Y bendije el séptimo día, que es el sabbat, en el que descansó de todas sus obras» (2 Enoc 30:10-32:4).

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!