Un extracto de los Salmos de Salomón (siglos I y II a.C.) – «Marca de salvación» y «Marca de destrucción».

«1 Cuando fui perseguido, llamé en nombre del Señor;
esperé la ayuda del Dios de Jacob y fui salvo.
Porque tú, oh Dios, eres la esperanza y el refugio de los pobres.
2 Porque quién, oh Dios, es fuerte, excepto el que te confiesa en verdad;
¿y qué persona es poderosa, excepto la que confiesa tu nombre?
3 Un nuevo salmo con canto, con un corazón feliz,
el fruto de los labios con el instrumento afinado de la lengua,
los primeros frutos de los labios de un corazón devoto y justo.
4 El que hace estas cosas nunca será perturbado por el mal;
la llama del fuego y la ira contra los injustos no lo tocarán
5 cuando sale de la presencia del Señor contra los pecadores para destruir toda seguridad de los pecadores.
6 Porque la marca de Dios está en los justos por (su) salvación.
7 El hambre, la espada y la muerte estarán lejos de los justos;
porque se retirarán de los devotos como aquellos perseguidos por el hambre.
8 Pero ellos perseguirán a los pecadores y los alcanzarán,
porque aquellos que actúan sin Ley no escaparán del juicio del Señor.
9 Serán alcanzados ​​por aquellos experimentados en la guerra,
pues en su frente (está) la marca de destrucción.
10 Y la herencia de los pecadores es destrucción y oscuridad,
y sus acciones sin ley los perseguirán en el Hades.
11 Su herencia no será encontrada para sus hijos,
porque las acciones sin Ley devastarán los hogares de los pecadores» (Salmos de Salomón 15:1-11).

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!