Tal vez te sorprenda descubrir que no hubo ningún lugar llamado «Calvario» en la antigua Jerusalén. Puedes buscar por todas partes y no lo encontrarás. No lo encontrarás en ninguno de los versículos del Evangelio que describen cómo fue ejecutado Jesús. Marcos, Mateo y Juan, todos mencionan «Gólgota», una palabra que según ellos se traduce como «el lugar de la calavera». Lucas también menciona el «lugar de la calavera» sin usar el nombre semítico original. Los Evangelios dicen que «Gólgota» es una palabra hebrea, aunque nadie está seguro de si fue hebrea, aramea o alguna mezcla de las dos.

«Gólgota» fue un lugar real situado en alguna parte fuera de los muros de la Jerusalén del siglo I, no lejos del jardín donde estuvieron las tumbas de la élite de Jerusalén. Pero el nombre «Calvario» proviene de la palabra latina «calvaria», que se traduce como «cráneo». El término no se usó en los días de Jesús y nadie llamó «Calvario» al lugar donde Cristo murió en ese momento. Solo cuando Jerónimo creó la traducción de la Biblia en la Vulgata Latina (finales del siglo IV), la palabra entró en uso gradual por parte de los cristianos. Hoy en día, las personas cantan alegremente canciones sobre el «Calvario», pero ni siquiera es una palabra bíblica. Los habitantes del siglo I de Jerusalén y los mismos escritores de los Evangelios nunca han oído hablar de un lugar llamado «Calvario», sin embargo, conocían «Gólgota».

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!