El episodio de la torre de Babel es una de las historias bíblicas más conocidas: el pueblo de Sinar decide construir una ciudad con una torre que llegue a las alturas del cielo y Dios frustra su plan al confundir su habla. Pero, ¿cuál fue su motivación para construir la torre de Babel en primer lugar? El texto bíblico no nos lo dice explícitamente; en cambio, las Escrituras asumen familiaridad con la práctica histórica de construir tales estructuras y la razón teológica detrás de su construcción. Mientras que algunos han imaginado que los constructores de Babel erigieron una torre que los llevaría al nivel de Dios, tal vez para atacar al Todopoderoso, el edificio habría tenido el propósito opuesto. El objetivo de la torre no era elevar a los humanos al cielo, sino traer a Dios a la tierra.

Que el ímpetu de la torre de Babel fue un intento de guerra con Dios es una idea que se remonta a la antigüedad. Los rabinos del siglo V d.C. conservaron esta interpretación en su comentario sobre Génesis. Según el Midrásh, el pueblo de Sinar se dijo a sí mismo: «Dios no tiene derecho a elegir el mundo superior [es decir, el cielo] para sí mismo y dejarnos el mundo inferior [es decir, la tierra]. Por lo tanto, construiremos una torre, con un ídolo en la parte superior que sostenga una espada, para que parezca estar en guerra contra [Dios]» (Génesis Rabá 38:6). Por supuesto, la Biblia no menciona ningún ídolo en la parte superior de la torre, esa es una adición rabínica a la historia, y el objetivo original de Babel no habría sido obtener acceso al reino de Dios. Por el contrario, el pueblo quería que el Señor saliera de la morada celestial y se encontrara con ellos en la tierra.

La torre de Babel es lo que se conoce como un zigurat —un edificio antiguo con una escalera por la que los sacerdotes ascendían para comunicarse con los dioses del cielo—. Una vez que el pueblo llegaba a la parte superior de la escalera, se creía que los seres celestiales descenderían para encontrarse con ellos en la cúspide del zigurat. Una referencia a un zigurat aparece en la inscripción prebíblica del Templo de Ninsun (c. 1700 a.C.), que dice que Warad-Sin, Rey de Larsa, «lo hizo como una montaña e hizo que su cabeza tocara los cielos». Esta descripción refleja lo que declara el pueblo de Sinar: «Edifiquémonos una ciudad y una torre con la cabeza en los cielos (ראשׁו בשׁמים; roshó bashamáyim)» (Génesis 11:4). La razón por la que la parte superior de la torre tocó el cielo fue para darle a Dios un lugar para descansar en el reino terrenal después de bajar del cielo. ¡Y la torre de Babel hace el truco! Una vez que se levantó el edificio, «el Señor descendió (ירד; yarád) para ver la ciudad y la torre que habían edificado los hijos de la humanidad» (Génesis 11:5). El pueblo construye su zigurat para persuadir a Dios hacia la tierra, no para asaltar las puertas del cielo.

Pero si el motivo de la torre era hacer descender a Dios, y Dios lo obliga, entonces, ¿por qué el Señor sintió la necesidad de confundir el discurso del pueblo y dispersarlos de Sinar? Sin duda, no hay nada intrínsecamente malo con los zigurats. De hecho, Dios se le aparece a un Jacob soñando en lo alto de una escalera en forma de zigurat (no una «escalera»). Jacob «soñó, y he aquí una escalera (סלם; sulám) levantada sobre la tierra, y su cabeza tocaba el cielo (ראשׁו מגיע השׁמימה; roshó magía hashamáyma)» (Génesis 28:12). El problema con Babel no era el zigurat en sí, sino la motivación de las maquinaciones del pueblo. Ellos dicen: «Vengan, edifiquémonos una ciudad y una torre con la cabecera en los cielos, y hagámonos un nombre (שׁם; shém)» (Génesis 11:4). El pueblo quiere exaltar su propio nombre, pero el propósito de su proyecto de construcción debería haber sido promover el nombre de Dios. Eso es lo que hace Salomón cuando construye el primer Templo, dice: «He sucedido a mi padre David y he subido al trono de Israel, como el Señor prometió. He edificado la casa en nombre (לשׁם; le’shém) del Señor, el Dios de Israel» (1 Reyes 8:20). Dios confunde el lenguaje de los constructores para que no puedan seguir transmitiendo sus propios nombres a través de la construcción de su ciudad. La torre de Babel hace descender a Dios del cielo, pero el episodio termina con un crudo recordatorio del Dios cuyo nombre reina sobre la tierra.

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

2 Comentarios

  1. No me parece muy clara está explicación que usted da para ser una razón suficiente para confundir el lenguaje. Leamos Génesis 1:28 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos.
  2. El ser humano se negó a LLENAR la Tierra (Génesis 1:28) y se organizaron para ser como un solo pueblo y vivir en un solo lugar (Babel) y por tanto Dios tuvo que confundir el lenguaje y así esparcir a los humanos por toda la Tierra.

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!