Aunque «Acción de Gracias» tiende a estar asociado con Estados Unidos, varios países celebran esta festividad en varias fechas. A medida que se acerca la celebración americana, los participantes se vuelven más introspectivos sobre el acto de dar gracias. El dar gracias es común en las Escrituras de Israel y, a menudo, este acto de alabanza es una reacción de estar ante la presencia de Dios. Cuando el pueblo del Señor expresa acción de gracias, ellos expresan gratitud por la relación humano-divina y reconocen la cercanía de Dios.

Así como con la festividad moderna de «Acción de Gracias», el sacrificio antiguo de «agradecer» (תודה; todá) incluye varias comidas. El sacrificio de acción de gracias se origina en Levítico. Dios dice que el sacerdote «ofrecerá con el sacrificio de acción de gracias (זבח התודהzaváj hatodá) panes sin levadura mezclados con aceite, obleas sin levadura embarrados con aceite, y panes de levadura fina» (Levítico 7:12). En la adoración israelita, las comidas fueron eventos en los que Dios y el pueblo participaron juntos, y ellos dieron a conocer la presencia divina entre la congregación. Dios le ordena a los sacerdotes: «pongan el pan de la presencia (לחם פניםléjem paním) en la mesa delante de mí regularmente» (Éxodo 25:30), y el Señor incluso participará en la comida sacrifical cuando el aroma del sacrificio ascienda como una «aroma agradable» (ריח ניחח; réaj nijóaj; ejemplo: Génesis 8:21; Levítico 1:9). Estas antiguas festividades comunales subrayan la profundidad del agradecimiento de Israel a Dios.

Los Salmos proporcionan muchas canciones de acción de gracias, y varias de ellas hablan de la presencia perdurable de Dios. Por ejemplo, el Salmo 100 declara: «Sirvan al Señor con agrado; vengan a su presencia (פניוpanáv) con canto… Entren a sus puertas con acción de gracias (תודהtodá), y a sus tribunales con alabanza. Den gracias (הודוhodú) a él; bendigan su nombre» (Salmo (100:2, 4). Literalmente, el hebreo para «presencia» (פניוpanáv) quiere decir «rostro», que muestra que el salmista ofrece acción de gracias con la expectativa de ver a Dios en el Templo. De hecho, ofrecer acción de gracias fue una oportunidad de compañerismo entre aquellos en la tierra y en el cielo. El salmista le dice a Dios: «Te ofreceré el sacrificio de acción de gracias (זבח התודהzaváj hatodá) y lo llamaré en el nombre del Señor… Pagaré mis votos al Señor con todo su pueblo» (Salmo 116:17-18). Dar gracias es la actividad comunal de alabar la presencia perpetua de Dios.

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!