Según los Evangelios de Mateo y Marcos, Judas identifica a Jesús con un beso (consultar Mateo 26:48-49; Marcos 14:44-45). Este gesto puede parecer inapropiado dadas las circunstancias (los besos suelen ser expresiones de amor en lugar de traición), sin embargo, el beso de Judas resalta el papel de Jesús como Rey de los judíos y presagia su próxima batalla contra el pecado en el Gólgota.

Cuando Judas llega a Getsemaní le dice a la multitud que lo acompaña: «Aquel a quien besaré (φιλήσω; philéso) es él; agárrenlo» (Mateo 26:48). Entonces, Judas «lo besó» (κατεφίλησεν αὐτόν; katephílesen autón Mateo 26:49). La palabra griega para «besar» (φιλέω; philéo) también significa «amar», por lo que es irónico que Judas elija este gesto para señalar su deslealtad hacia Jesús. Lucas señala esta ironía cuando Yeshúa pregunta: «Judas, ¿traicionarías al Hijo del Hombre con un beso (φιλήματι; philémati)?» (Lucas 22:48). Mientras que en cierto sentido, el comportamiento del traidor parece fuera de lugar, también es apropiado en la medida en que el beso nos recuerda uno de los rituales de la coronación real y presagia las referencias a Jesús como «Rey de los judíos» antes de su crucifixión.

Cuando Samuel pone a Saúl como rey de Israel, «Samuel tomó un frasco de aceite y lo derramó sobre la cabeza [de Saúl] y lo besó (ἐφίλησεν αὐτὸν; epílesen autòn) y dijo: “¿No te ha ungido el Señor para ser príncipe sobre su pueblo Israel?”» (1 Samuel 10:1 LXX). En el contexto de las Escrituras de Israel, Samuel besa a Saúl en una ceremonia de unción, por lo que es apropiado que Yeshúa, el «Mesías» (משׁיח; mashíaj) —literalmente, el «Ungido»— reciba un beso de Judas. Samuel continúa diciéndole a Saúl: «Reinarás sobre el pueblo del Señor y los salvarás (σώσεις; sóseis) de la mano de los enemigos que los rodean» (1 Samuel 10:1). Así como Samuel besa a Saúl para inaugurar su trabajo de salvar a su pueblo de sus enemigos, Judas besa a Jesús antes de ir a la cruz para «salvar (σώσει; sósei) a su pueblo de sus pecados» (Mateo 1:21). Al recapitular el acto de Samuel hacia Saúl, el beso de Judas resalta la realeza de Jesús y precede a la misión mesiánica de salvación.

 

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!