Los Evangelios sinópticos registran la discusión de Jesús con los saduceos acerca de la resurrección (consultar Mateo 22:23-33; Marcos 12:18-27; Lucas 20:27-40). Los saduceos negaron la resurrección porque su única autoridad teológica era la Torá, en la que no encontraron referencia de los muertos siendo resucitados. Por lo tanto, es apropiado que Jesús apoye su visión de la resurrección con palabras de la Torá. Sin embargo, para comprender el texto de prueba que usa Jesús, necesitamos prestar atención no solo al contexto general de su cita, sino también a textos más allá del libro de Moisés. La única cita que Jesús hace de la Torá evoca el lenguaje de los Salmos, que destaca la capacidad de Dios de resucitar a los muertos.

Jesús pregunta a los saduceos: «En cuanto a los muertos que resucitaron, ¿no han leído en el libro de Moisés, en el versículo sobre la zarza, cómo Dios le habló, diciendo: “Yo soy el Dios de Abraham, y el Dios de Isaac y el Dios de Jacob”? [Éxodo 3:6] Él no es el Dios de los muertos, sino de los vivos» (Marcos 12:26-27). A primera vista, la cita de Éxodo que hace Yeshua parece extraña ya que, en su día, los patriarcas del Génesis ya no vivían, ¡todos habían muerto hace cientos de años! Para apreciar la lógica exegética de Jesús, necesitamos recurrir al contexto de Éxodo 3:6: «Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob… He bajado para liberar (נצל; natzál) [a mi pueblo]… y sacarlos (עלה; ‘alá) de esa tierra [de Egipto]… El Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob… es mi nombre para siempre, y este es mi recordatorio (זכר; zéker) para todas las generaciones» (Éxodo 3:6, 8, 15). Dado que ser «liberado» y «sacado» de Egipto como un «recordatorio» duradero suena como a un lenguaje de «resurrección», otros escritores bíblicos recurren a esta escena de la zarza ardiente para describir cómo Dios los salva de la muerte y renueva sus vidas.

En los Salmos, el mismo lenguaje en Éxodo se vuelve a aplicar como una expresión del poder de Dios para salvar la vida de una muerte segura. Por ejemplo, el Salmo 97 dice: «El Señor… preserva la vida de sus santos; los libera (נצל; natzál) de la mano de los malvados… Da gracias por el recordatorio (זכר; zéker) de su santidad» (Salmo 97:10-12). De manera similar, el Salmo 30 declara: «Señor, has sacado (עלה; ‘alá) mi vida de la tumba… Da gracias al recordatorio (זכר; zéker) de su santidad» (Salmo 30: 3-4). Al elegir el versículo sobre la zarza ardiente, Jesús sabía que Éxodo 3 contenía términos liberadores específicos que otros autores bíblicos usaban para describir a Dios trayendo vida nueva de la muerte. Por lo tanto, con un solo versículo sobre «el Dios de Abraham, Isaac y Jacob», Jesús le proporciona a los saduceos testimonios del poder de la resurrección de Dios a lo largo de las Escrituras.

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

2 Comentarios

  1. Shalom Brajot excelente explicación del encuentro de Jesús el Mesías con los Saduceos. Alabo aleluyah al ABBA PADRE porque ahora entiendo la respuesta de Jesús. Asombrado porque despues muchos años en el Evangelio ENTIENDO claramente lo que dijo Jesús a los Saduceos . Gracia hno Dr Nicolás Schaser DTB siempre

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!