En el libro de Apocalipsis leemos cómo la ira de Dios algún día será derramada sobre los enemigos de su pueblo cuando se reúnan para luchar en un lugar llamado Armagedón. El versículo declara explícitamente que Armagedón es una palabra hebrea (Apocalipsis 16:16).

Meguido (como se conoce en Zacarías 12:11) fue una vez una ciudad cananea al Sureste del Monte Carmelo (actual Haifa). Fue conquistada originalmente por Josué (Josué 12:21) y asignada a la tribu de Manasés (Josué 17:11), hijo de José, como su herencia perpetua en la tierra. Desde entonces este valle ha sido escenario de numerosos conflictos militares. La caballería del Rey Salomón estuvo una vez asentada allí, lista para ser enviada para defender las fronteras del Norte de Israel de los invasores extranjeros. Cuando visites Israel puedes ver este lugar.

Toda la región del antiguo Israel conectaba varias rutas comerciales entre Europa, África y Asia. Cualquiera que controlaba esa región tenía una poderosa ventaja en la economía mundial de ese tiempo. De hecho, la palabra para «camino» en hebreo está directamente relacionada con la raíz hebrea que significa «conquistar». El hebreo es un lenguaje muy físico.

La palabra «Armagedón» es en realidad dos palabras hebreas, combinadas y luego traducidas al griego (har y magido). La primera palabra es הר (se pronuncia har) que significa simplemente «montaña». La segunda palabra, מגידו (se pronuncia magidó), tiene un significado incierto, pero probablemente proviene de la raíz hebrea גדד (se pronuncia gadád), que tiene el significado básico de «invasión».

La poderosa metáfora judía de Armagedón en el libro de la Apocalipsis presagia un momento en que los reyes gentiles del mundo (representados por el Imperio Romano del siglo I) serán finalmente derrotados por el Dios de Israel a través de su Cristo judío. A través de este juicio de Dios, el Gran Imperio Romano y todos los enemigos subsiguientes del pueblo de Dios dejaran de existir. Incluso existen aún más tesoros escondidos que esperan ser descubiertos cuando comiences a leer las Escrituras desde una perspectiva judía.

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!