A lo largo de la Torá nos encontramos con muchas personalidades destacadas. Ciertos eventos que rodean sus vidas muestran una gran obediencia a Dios. La gran mayoría, si no todos, fueron los hijos de Abraham, Isaac y Jacob. La única persona en toda la Torá a la que se le llamó un hombre justo no fue parte de esta familia. Su nombre fue Noé (Génesis 6:9).

Sin embargo, no fue Noé, sino Abraham, Isaac y Jacob los que tuvieron el privilegio de ser los fundadores del antiguo pueblo de Dios, Israel. Aunque las naciones del mundo representadas por Noé son muy importantes en el plan redentor de Dios, fue Israel el elegido para ser la santa nación de sacerdotes (Éxodo 19:6). Entonces, ¿por qué si bien Noé fue el único llamado justo, no fue parte del antiguo pueblo escogido de Dios, Israel? Creo que la respuesta tiene que ver con cómo Noé se acercó a Dios cuando escuchó del juicio venidero.

Comparemos la obediencia de Noé y Abraham en las situaciones en que escucharon las noticias sobre el juicio de Dios.

Dios le dijo a Noé que el juicio estaba llegando a su generación pecadora y que necesitaba construir una gran arca para salvar a su familia y a los animales. Él obedeció sin discusión alguna (Génesis 6:22).

La palabra Israel (Yisrael) viene de la palabra hebrea (לשרות; lesrót), que significa luchar/ejercer influencia. El nuevo nombre de Jacob conmemora el evento fundamental en la historia judía, cuando Jacob luchó con alguien, a quien más tarde identificó como Dios (Génesis 32:28).

Abraham le respondió a Dios cuando se le dijo que los pueblos desvergonzadamente pecaminosos de Sodoma y Gomorra serían juzgados de manera radicalmente diferente de los de Noé. Abraham discutió con Dios e intercedió en nombre de los asentamientos del desierto, esperando hasta el final ser capaz de convencer a Dios de no hacer lo que Él quería. Abraham habló a Dios de la manera más desafiante posible, poniendo en riesgo el descontento divino por la posibilidad de la salvación de los demás (Génesis 18:16-33). Abraham también aceptó la voluntad de Dios tal como lo hizo Noé, pero no sin una pelea y no antes de actuar como sacerdote en nombre de los demás.

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!