Como uno de los doce profetas menores, Sofonías a veces puede ser pasado por alto. Cuando los lectores de la Biblia recuerdan las famosas declaraciones proféticas, podrían pensar en la imagen escatológica de Isaías del lobo acostado con el cordero (Isaías 11:6-9), en el nuevo pacto de Jeremías (Jeremías 31:31-34) o en el valle de los huesos secos en Ezequiel (Ezequiel 37:1-14). Sin embargo, Sofonías también contiene amplias descripciones teológicas de una humanidad reconstituida y de un mundo restaurado. En particular, Sofonías recuerda el episodio de Babel (Génesis 11:1-9) para mostrar cómo Dios planea revertir la confusión entre las naciones y reparar la grieta relacional que comenzó con Babel.

Cuando las personas se instalan en la tierra de Sinar después del diluvio, Génesis declara: «Toda la tierra fue de una lengua (שפה; safá)… y dijeron: “Vamos, construyamos nosotros mismos una torre… y hagamos un nombre (שם; shém) para nosotros» (Génesis 11:1, 4). Como respuesta, Dios decide «confundir su lengua (שפה; safá), para que ninguno entienda el discurso del otro» (Génesis 11:7). La fractura de un idioma en muchos termina en personas dispersas sobre la faz de la tierra; en lugar de permanecer unidos en la adoración de un Dios, las naciones adoptarían muchos dioses y se alejarían del Dios de Israel.

Como respuesta a la desunión después de Babel, Sofonías tiene una visión del tiempo en el cual el Señor reparará esta ruptura entre las naciones y devolverá a las naciones la adoración exclusiva de Dios. Para expresar la magnitud de esta realidad escatológica, el profeta reutiliza las referencias para «lengua» y «nombre» en Génesis. Dios declara en Sofonías: «Entonces cambiaré [el discurso de la] lengua de todos los pueblos a una lengua clara (שפה; safá) para que todos ellos puedan invocar el nombre (שם; shém) del Señor y lo sirvan de común acuerdo» (Sofonías 3:9). Mientras que aquellos en Babel tuvieron su confundida lengua porque desearon hacerse de un nombre, Sofonías proclama que, un día, las naciones se reunirán para servir a Dios, y así revertir la brecha lingüística que comenzó en Babel.

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!