Apocalipsis 2:9: «Yo también conozco la calumnia contra ustedes por aquellos que se llaman judíos».

Interpretación tradicional

Una interpretación tradicional de este versículo sugiere que la Iglesia cristiana en Esmirna sufrió en manos de los judíos. Los judíos pensaron que eran el pueblo de Dios, pero en realidad eran los representantes de Satanás. Los cristianos eran ahora el pueblo de Dios tal como lo fueron los judíos. ¿Por qué se decía que estas personas no eran judías entonces? Es simple, la teoría tradicional postula que eran judíos solo por raza y religión.

Pero existe todo tipo de conceptos erróneos y anacronismos que están presentes en esta reconstrucción común y generalmente no cuestionada de lo que ocurrió en la ciudad de Esmirna. Esta reconstrucción que intenté presentar brevemente arriba, generalmente se ofrece junto a una historia del martirio del gran hombre de Dios, Policarpo («obispo» de Esmirna), discípulo del Apóstol Juan. Cuando se le ofreció la vida a cambio de una negación pública de Jesús y la aceptación del Emperador romano como Señor, pronunció ahora sus palabras icónicas: «Le he servido ochenta y seis años, y nunca me ha hecho mal; ¿cómo, entonces, puedo blasfemar a mi Rey y a mi Salvador?»

Problemas con la interpretación tradicional

La historia del «Martirio de Policarpo», aunque es una de las más grandes historias que inspiró a millones de cristianos para un mayor compromiso con el Señor, no es históricamente confiable. Como mínimo, su autenticidad se ve significativamente debilitada por la falta de fuentes tempranas. Los primeros manuscritos datan del siglo X d.C. y se presentan como llenos de interpolaciones cristianas inspiradoras. Esto queda claro cuando la historia del «Martirio de Policarpo» se compara con la versión contada por Eusebio en su historia de la Iglesia, escrita en el siglo V d.C. Las diferencias son considerables. Hay otros temas como paralelos literarios con la pasión de Cristo que son una dudosa coincidencia. Además, para el siglo V d.C., los seguidores de Cristo ya habían desarrollado lo que puede llamarse cristianismo histórico, no judío (y muchas veces antijudío) y, por lo tanto, es dudoso que se pueda confiar completamente en los documentos que provienen de la pluma de los historiadores cristianos del siglo V, como Eusebio, especialmente cuando involucran a los judíos.

Mi punto aquí no es que nada del relato de Eusebio sobre el «Martirio de Policarpo» es cierto, sino que simplemente no tenemos fuentes ideológicamente independientes y confiables para establecer los detalles del martirio, especialmente con la participación de los judíos de la ciudad de Esmirna, afirmando que lideraron el camino e incentivaron el asesinato.

La exactitud del relato de Eusebio ha sido cuestionada muchas veces, tanto hoy como en la antigüedad. Por ejemplo, en el siglo V, el historiador cristiano Sócrates Escolástico describió a Eusebio como escribiendo para una «conclusión retórica» y para las «alabanzas del Emperador», en lugar de la «declaración precisa de los hechos» (Sócrates Escolástico, Historia Eclesiástica, Libro 1.1). Los supuestos métodos históricos de Eusebio también han sido criticados por muchos eruditos modernos.

Mi sugerencia, por lo tanto, es dejar la historia de las fechas y la autenticidad de estos materiales a los eruditos de períodos posteriores y no permitir que los relatos de Policarpo (sean verdaderos, falsos o solo parcialmente falsos) influyan en nuestra lectura de un texto mucho más antiguo que el Apocalipsis. Necesitamos poder leer la carta de Apocalipsis como una obra literaria del siglo I sin tomar en cuenta las ideas y la inspiración de la teología posterior, muchas veces antijudía.

Un ángulo diferente

«…y no lo son, sino que son sinagoga de Satanás».

La opción de traducción de la abrumadora mayoría de traducciones cristianas del libro de Apocalipsis, es una sinagoga de Satanás, para el griego συναγωγὴτοῦσατανᾶ. Este es un ejemplo perfecto de traducción inconsistente y claramente antijudía. Por inconsistencia me refiero a que en los casos en que la palabra sinagoga es positiva o neutral en su significado, esta se traduce como «congregación» o como «asamblea» (Santiago 2:2: «Porque si en su asamblea (συναγωγὴ) entra un hombre con anillo de oro y vestido de ropa lujosa…»), pero en los casos en que es negativo, como en este, no se traduce como congregación o asamblea de Satanás, sino más bien como algo que en las mentes modernas evoca estrictamente una afiliación judía: «la sinagoga».

Si leemos este texto como se hace normalmente, en el contexto del Policarpo cristiano siendo asesinado por los judíos a mediados del siglo II, no podremos ver ninguna otra opción interpretativa aquí. Si seguimos la trayectoria tradicional (que el grupo perseguidor fueron judíos locales), tendríamos que ignorar las palabras de Jesús (de que no lo fueron). Jesús dice que aquellos que difamaron a sus seguidores en Esmirna fueron deshonestos por ser judeanos/judíos. No eran judíos. Fingieron serlo.

¿Y si Jesús literalmente tenía razón? ¿Y si estas personas que difamaron a los judíos creyentes en Jesús y a aquellos que se unieron a ellos para seguir al Cristo judío no eran del todo judeanos? ¿Y si eran conversos recientes de los romanos al estilo de vida judeano —un fenómeno bien conocido y problemático en el Imperio romano—? Por cierto, el celo religioso completo es muy característico de un converso religioso.

Epicteto, escritor grecorromano quien fue filósofo estoico que residió en Asia Menor en el momento de la composición del libro de Apocalipsis, escribió lo siguiente: «¿Por qué, entonces te llamas estoico, por qué engañas a la multitud, por qué actúas como judeano cuando eres griego? ¿No sabes cómo se llama a cada persona judeana, siria o egipcia? Y cuando vemos que alguien no es decisivo, estamos acostumbrados a decir: “No es judeano, sino que simplemente está fingiendo”. Pero cuando toma el estado mental de alguien que ha sido bautizado y ha hecho una elección, entonces él es judeano tanto en realidad como en nombre. Así también, somos falsamente bautizados, de palabra somos judeanos, pero de hecho otra cosa, no en armonía con la razón, lejos de aplicar los principios que profesamos y, sin embargo, nos enorgullecemos de ser personas que los conocen» (Disertaciones 2.9.19-21 = Stern. no. 254).

Las personas que forman la supuesta «sinagoga de Satanás» pueden haber venido del mundo grecorromano; quizás anteriormente fueron temerosos de Dios que se apegaron a los caminos y a la práctica judía. Históricamente hablando, este escenario es bastante razonable. Muchas fuentes hablan de gentiles temerosos de Dios que comenzaron a adoptar las costumbres judías y se afiliaron de una u otra manera con el pueblo judío. Como muchos conversos nuevos a cualquier religión, algunos miembros de este grupo probablemente mostraron un celo religioso extremo.

Mi conclusión

La traducción al español moderno del texto original como «sinagoga» de Satanás no está justificada, ya que las personas que atacaron a los primeros seguidores gentiles de Cristo en la ciudad de Esmirna no fueron judíos. Traducir la palabra griega (συναγωγὴ) que no fue particularmente «judía» en el siglo I, con una palabra que es exclusivamente judía en nuestro tiempo (sinagoga), es engañoso y peligroso. Existen aún más tesoros escondidos que esperan ser desenterrados cuando comiences a leer las Escrituras desde una perspectiva judía.

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

2 Comentarios

    • Remeber, Leal, it was the Temple leaders who sought to kill Messiah, and it was the Romans who actually killed Him. Source: New Testament.
      Recuerda, Leal, fueron los líderes del Templo quienes buscaron matar al Mesías, y fueron los romanos quienes realmente lo mataron. Fuente: Nuevo Testamento.

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!