¿Un signo de puntuación puede ser anti-judío? Al menos un erudito cree que sí. Frank Gilliard ha argumentado que una sola coma le dio a generaciones de cristianos una impresión muy equivocada del pueblo judío, llevándolos trágicamente a un gran antisemitismo a lo largo de la historia. En 1 de Tesalonicenses 2:14-15, la mayoría de las traducciones dicen algo como «…los judíos, quienes mataron tanto al Señor Jesús como a los profetas, y a nosotros nos expulsaron». Eso suena como una declaración anti-judía extremadamente fuerte. Pero, ¿y si no debería haber una coma después de la palabra «judíos»?

Los textos antiguos casi siempre fueron escritos sin puntuación. Cualquier coma, punto, signos de interrogación y similares representan adiciones posteriores de editores y traductores. La elección de la puntuación puede hacer una gran diferencia en el significado de una oración. Si alguien escribe: «Debemos oponernos a los jueces que aceptan sobornos», esto parece ser una buena posición basada en principios a favor de la justicia y en contra de una minoría de jueces corruptos. Pero si alguien más escribe: «Debemos oponernos a los jueces, que aceptan sobornos», el uso de la coma implica que todos los jueces son corruptos y deben ser resistidos. (En términos gramaticales esto se conoce como la diferencia entre una cláusula restrictiva y una no restrictiva).

Además de lo que Gilliard llamó «la coma antisemita», muchas traducciones de 1 Tesalonicenses 2:14-15 también tienen otro problema. El contexto sugiere fuertemente que «judeano» sería una traducción más apropiada que «judíos». En algunas traducciones se hace este ajuste, pero aún se colorea a todo el grupo con el mismo pincel amplio: «… los judeanos, que mataron al Señor Jesús y a sus propios profetas, y nos han perseguido». David Matson ha propuesto solucionar ambos problemas a la vez de la siguiente manera: «…los judeanos que mataron tanto al Señor Jesús como a los profetas». La versión de los escritos mesiánicos usa una coma diferente para tratar de mostrar que el texto solo habla de algunas personas en Judea: «…los judeanos, aquellos que mataron tanto al Señor Yeshua como a los profetas, y nos expulsaron». Tal vez la forma más clara de expresar esto sería: «…aquellos judeanos [particulares] que mataron…»

Según los Evangelios, la mayoría de los judíos, —y la mayoría de los judeanos—apoyaron firmemente a Jesús/Yeshua de Nazaret, mientras que una pequeña minoría quiso que lo mataran. Al perder de vista este hecho, los editores y traductores posteriores a menudo produjeron textos que hicieron que los lectores pensaran que todo el pueblo judío había dado muerte a este «poderoso profeta» (Lucas 24:19). La afirmación de que «los judíos mataron a Cristo» luego se convirtió en odio y violencia anti-judía en todo el mundo durante muchos siglos. En esta época, muchas traducciones y teologías tradicionales se están corrigiendo lentamente, y quizás incluso la «coma antisemita» pronto será una cosa del pasado.

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!