En Juan 1:1 leemos: «En el principio ya existía la Palabra (λόγος; logos), y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios». La Palabra, según Juan, existía «en el principio» y, eventualmente, «se hizo carne y habitó entre nosotros» en el Mesías (Juan 1:14). Sin embargo, el escritor del Evangelio también señala que esta Palabra «estaba en el mundo» (ἐν τῷκόσμῳ; entō kosmō) antes de Jesús (Juan 1:10), «y aquellos que “recibieron” la Palabra antes de la Encarnación fueron llamados “hijos de Dios”» (Juan 1:12). Entonces, ¿cuándo vino la Palabra de Dios al mundo antes del advenimiento del Mesías y quién recibió esta Palabra según las Escrituras de Israel?

La interacción inicial de Dios con el Profeta Samuel es un buen ejemplo de la Palabra en la Biblia hebrea. Mientras el joven Samuel sirve como aprendiz del Sacerdote Elí en el templo de Silo, el Señor le llama varias veces. Al principio, Samuel piensa que Elí lo está llamando, pero el sacerdote le dice que en realidad es la voz de Dios (mira 1 Samuel 3:4-9). Después de tres llamados divinos, Dios se apareció físicamente a Samuel cuando «el Señor llegó (בוא; bó), y se colocó (יצב; yatzáv) ante el niño» (1 Samuel 3:10).

Solo algunos versículos más adelante, vemos que Dios hace este tipo de apariciones físicas a través de la Palabra: «Y el Señor se volvió a aparecer (להראה; l’heraó) en Silo porque el Señor se revelaba (נגלה; niglá) a Samuel en Silo por la Palabra (בדבר; bi’devár) del Señor» (1 Samuel 3:21). Por lo tanto, los encuentros entre Dios y Samuel respaldan la afirmación de Juan de que la Palabra vino al mundo en el antiguo Israel y de que israelitas como Samuel recibieron la Palabra. Para Juan, sería esta misma Palabra la que un día se haría carne en Yeshua el Mesías.

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!