Por el Dr. Nicholas J. Schaser, el Dr. Eli Lizorkin-Eyzenberg y el Dr. Yeshaya Gruber

A pesar de la afirmación de algunos de que el nombre hebreo de Jesús debería deletrearse «Yahshúa», no existe absolutamente ninguna evidencia de este nombre en ninguna fuente conocida de hebreo o arameo antiguo. En el idioma judeo-griego del Nuevo Testamento «Jesús» es escrito como (Ἰησοῦς; Iēsous). Traducido de nuevo en hebreo/arameo, el nombre es (ישׁוּע; Yeshúa) o (יהושׁוע; Yehoshúa).

El nombre (ישׁוּעYeshúa) fue común en el periodo del Segundo Templo y también aparece casi 30 veces en la Biblia hebrea (por ejemplo, en Esdras 3:2; Nehemías 3:19; 1 Crónicas 24:11). «Yeshúa» (Jesús) es una versión corta de «Yehoshúa» (Joshúa). Si (יהושׁוע; Yehoshúa) significa «el Señor salva», entonces (ישׁוּע; Yeshúa) significa «él [es decir, el Señor] salva» o simplemente «salvación». De hecho, el judeo-griego no distingue entre «Yeshúa» y «Yehoshúa», transcribiendo ambos como Ἰησοῦς (Iēsous o «Jesús»).

Los orígenes del nombre de Jesús en hebreo probablemente incluyen tanto los verbos que significan (היה; hayá) «ser» como (ישע; yashá) «salvar». El Evangelio de Mateo señala la razón para llamar «Jesús» al Mesías, ya que existe una conexión lingüística directa entre su nombre y la salvación del pueblo de Dios: «Le llamarás por nombre “Jesús”, porque El salvará a su pueblo de sus pecados» (Mateo 1:21). En la medida en que el nombre de Jesús proviene de la palabra hebrea que significa «salvación», el argumento de Mateo tiene perfecto sentido: el hijo de María debe llamarse «salvación» precisamente porque «él/el Señor salvará» a su pueblo de sus pecados.

El problema con «Yeshúa» no es que el nombre original de Jesús no pueda provenir de ambas raíces (de hecho, podría ser el caso, ya que «Jesús» está muy relacionado con «Yehoshúa». El problema principal es el siguiente: mientras que el nombre «Yeshúa» está ampliamente confirmado en fuentes judías, la ortografía/pronunciación de «Yeshúa» no está del todo confirmada. Al final, debemos estar de acuerdo en que, aunque parezca apropiado «Yah, para salvar» desde una perspectiva teológica —y, por lo tanto, especular que el nombre de Jesús podría haber sido «Yeshúa—, hasta que se encuentre alguna evidencia de lo contrario, el nombre «Yeshúa» existe solo en el ámbito hipotético, es decir, «Yeshúa» es solo un nombre real en las mentes de aquellos que lo defienden.

BEGIN YOUR JOURNEY OF DISCOVERY

Dejar respuesta

Please enter your name here
Words left: 50
Please enter your comment!